Viajar a Vietnam en familia con niños

Viajar a Vietnam en familia con niños

Oscar Madroñal, Product Manager Asia de  Icárion
Oscar Madroñal, Product Manager Asia de Icárion
febrero 2021

Óscar Madroñal es Product Manager de Asia y Pacífico en Icárion. Lleva casi 25 años especializado en estos destinos. Desde que en 1997 viajó por primera a India y a los pocos meses a Vietnam supo que este iba a ser su futuro. Desde entonces, esta zona se ha convertido no sólo en su profesión sino también en su pasión.para la vida. Viajar a Vietnam con niños, es una experiencia que no os debéis perder.

Qué hay mejor que disfrutar de unas vacaciones con tu familia en el otro lado del mundo. Cuando uno piensa viajar en familia, hay muchos destinos que no contempla por diferentes motivos, ¿cómo vamos a ir tan lejos con los niños?, ¿tantas horas de avión?, ¿y si pasa algo? Pierde tus miedos y disfruta de tu familia en destinos que aportarán a tus hijos un aprendizaje extra para la vida. Viajar a Vietnam con niños, es una experiencia que no os debéis perder.

En el avión

Es verdad, Vietnam está lejos, pero los niños y seguramente lo sabes mejor que nadie, se adaptan a cualquier circunstancia. Ellos no tienen prejuicios sobre las horas de avión, etc. Con la comodidad que proporcionan las aerolíneas hoy en día, es muy fácil viajar con ellos. Entretenimiento a bordo garantizado, películas, juegos, etc. O con sus propios materiales de pinturas, libros, juguetes… Nunca mejor dicho, el tiempo se pasa “volando”, entre comidas en el avión, sueñecitos y películas para todos los gustos y edades habréis llegado a otro continente. 

Viajar es una experiencia enriquecedora para toda la familia, tanto para los padres, como para los niños. Experimentar otras culturas, idiomas, comidas o religiones, hará que tus hijos seguramente valoren mucho más todo lo que pueden tener. Lógicamente, mi mujer y yo esperamos hasta que las niñas tuvieran un poco de autonomía. Ir con bebés, también es posible, pero es más complicado. A partir de los 5 o 6 años, como os digo, los niños se adaptan a todo. Algunas de las experiencias que viven les ayudarán, y a los padres también, a tener un aprendizaje mejor y más rápido en la vida. Tenemos viajes para todo tipo de clientes, buscad el vuestro, el que mejor se adapte a vuestros gustos, visitad ciudades a vuestro ritmo, descansad en resorts de playa espectaculares… hay un sinfín de opciones. 

Os cuento alguna de las situaciones y visitas con niños que he disfrutado y que podrá ayudaros a decidiros a viajar con vuestra familia a Asia: 

Hanoi

En Vietnam, visitar Hanoi les aproxima a otras culturas. Vivir experiencias como visitar lugares de culto como los templos, con sus ofrendas, el incienso, su olor característico, se graba en sus retinas y en sus memorias más que cualquier historia que hayas podido narrarles. Vivirán nuevas emociones paseando por la calle del tren de Hanoi, donde hay un montón de restaurantes y bares justo al lado de la vía, o paseando por el centro, por el Lago Hoan Kien y sus callecitas de alrededor, llenas de tiendas, donde podrán regatear por ese imán de la nevera para regalarle a su amiga del colegio. 

Comidas

Conocer los mercados locales, olores y sabores diferentes, ver frutas, verduras, que casi no encuentras en Europa despertará su curiosidad. A qué sabe el famoso “Durian”, esa fruta que huele realmente mal, pero que no sabe tan horrible, te puede gustar o no, pero es una experiencia que no olvidan nunca. Probar bananas, melones, sandias asiáticas, piñas… toda esa fruta tropical recién cortada es una delicia. 

Es muy habitual que algunos niños no quieran probar de todo, o no les guste todo, pero en Asia la comida es muy rica, el arroz, las verduras, pollo, ternera o pescados…siempre encontrarás algo que a tus hijos les guste. Anímalos a probar sabores nuevos, más dulces, salados o algunos picantes. Al final salir de su zona de “confort” alimentaria es muy bueno para ellos y para nosotros, los padres. 

Bahía de Halong

Qué decir de la Bahía de Halong, poder nadar en esas tranquilas aguas, descubrir cuevas, o simplemente disfrutar de la navegación con una belleza natural espectacular. En los juncos hay clases de cocina. A los niños les gusta mucho aprender “fruit carving” para poder hacer figuras con frutas o verduras, o aprender cómo preparar rollitos vietnamitas, super ricos, que podrán hacer en casa a la vuelta. 

Halong, es impresionante y les gustará mucho, paseos en barca para ver aldeas flotantes, conocerán cómo viven familias en casas sobre el agua, cómo es la escuela y cómo cultivan o pescan. Al final, se trata de conocer cómo viven en otros lugares del mundo, lejos de nuestros pisos o chalés, sin tantas comodidades, pero igual de felices que nosotros. 

Para los más atrevidos, podrán pescar pequeños calamares por la noche con la ayuda de la tripulación del barco, o si quieren madrugar, hacer tai-chi al amanecer, otra actividad que les encanta. 

Hoian

En el centro del país, Hoian es un pueblecito tradicional que gustará mucho, hay muchísimas cosas para hacer, desde dar un paseo por el centro del pueblo y ver los templetes, su puente japonés de madera, los cientos de callejuelas con restaurantes, tiendas… Hoian es un pueblo muy animado tanto por el día como por la noche. 

Puedes elegir alojarte en el centro, o en la playa, a unos 4 km. donde tienes hoteles sobre la playa de Mar de China, muy buenos, con todas las comodidades. 

Nosotros elegimos esta opción, estar en zona de playa y acercarnos por la tarde-noche a Hoian para cenar, pasear, etc, un taxi para los cuatro costaba 100.000 Dongs, (menos de 4€), es un país relativamente barato. 

Otras de las atracciones muy populares ahora en Vietnam es el puente de las manos, que realmente es una atracción dentro de un parque temático que se encuentra en la colina de una montaña al norte de Danang, a la que se accede en teleférico. Subir en el teleférico gusta mucho a los niños (aunque alguno de los padres pueda tener un poco de vértigo). Y las fotos del puente quedan muy chulas. Para los adolescentes, grabar un vídeo de Tik-tok o Reels de Instagram, les quedará genial.

Pero hay muchas más actividades, como ir al campo a recolectar verduras, o granjas para coger los huevos y luego cocinarlos en una clase de cocina local, pasear por medio de los campos de arroz en bicicleta, es una zona con muchas posibilidades para la diversión de la familia. Incluso si tus hijos quieren un poco de adrenalina, hay algún parque temático local que les podría gustar. 

Playas

Además de Hoian, en Vietnam también hay playas idílicas donde poder descansar y pasar unos días de relax con ellos, como en Nha Trang, donde pueden gozar de las comodidades del hotel, y sobre todo disfrutar la playa, donde pueden hacer snorkel o alguna excursión marina. Hay alojamientos de todas las calidades y precios para elegir lo que más se amolde a vosotros. 

En resumen, es buscar un poco de todo, cultura, gastronomía, relax, para que toda la familia tenga el recuerdo para siempre de unas vacaciones inolvidables. Vietnam es solo un ejemplo, pero en cualquier país de Asia puedes buscar esa ruta que os gustará a todos. 

 Lo dicho, pierde los miedos y experimenta un viaje en familia a Asia.

Valoraciones de este artículo

Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
0 / 5 (0 votos)