5 consejos para fotografiar las auroras boreales

5 consejos para fotografiar las auroras boreales

David Rocaberti, fotógrafo especializado en viajes
David Rocaberti, fotógrafo especializado en viajes
octubre 2021

David Rocaberti es un fotógrafo especializado en publicidad y fotografía de viaje. Graduado con honores en el Máster en fotografía documental en la escuela EFTI de Madrid en 2007. Ha recibido premios internacionales, como el IATI a la excelencia en la comunicación de viajes en 2020, o el premio al turismo sostenible otorgado por el Gobierno de Indonesia en 2019. Su nombre figura en la lista Forbes de los principales preceptores de opinión. Su obra ha sido expuesta en prestigiosas salas en Miami, Yakarta, Madrid o Barcelona.

No son pocas las personas que sueñan en realizar un viaje al Ártico para contemplar majestuosos paisajes esculpidos por el hielo y el viento y seguramente aún más son las que desean fervorosamente poder retener en su retina y en sus cámaras fotográficas el que es posiblemente el mayor espectáculo natural sobre la faz de la tierra: la Aurora Boreal. Hacerlo no es siempre una tarea sencilla debido a la dificultad añadida que representa el frío clima dominante en estos gélidos territorios y su complicada orografía.

Con el libro de David “Ártico. Fotografiar aventuras y grandes viajes”, editado por PhotoClub, descubrirás todo lo que debes saber antes de embarcarte en el que, posiblemente, vaya a ser el viaje de tu vida.

 

 

 

¿Por qué fotografiar estos fenómenos?

El mundo está dividido en dos grupos de personas: los que han visto la aurora boreal y los que la quieren ver. Y es que seguramente este sea el fenómeno natural más impresionante del universo y uno de tus mayores deseos es perpetuar ese momento en una fotografía que perdure para siempre.

Si estas leyendo estas líneas eres uno de ellos y David Rocaberti te ofrece 5 consejos para fotografiar la increíble aurora polar.

Pero primero lo primero, ¿qué es la aurora?

Estas maravillas del universo son causadas por las partículas cargadas electrónicamente, provenientes del sol. Se forman pantallas multicolores cuando el “viento solar” barre el espacio a un millón y medio de kilómetros por hora agitando diferentes gases atmosféricos.

Tal vez creas que están a nuestro alcance, pero las auroras se forman a altitudes de más de 100 kilómetros. Un espectáculo que te deja sin habla y que sin lugar a duda hay que ver al menos una vez en la vida.

Sabías que…

Allá por 1619 Galileo Galilei las bautizó como auroras boreales utilizando el nombre de la diosa griega del amanecer, Aurora, y de Bóreas, el viento del Norte. Otro dato importante de señalar es que este fenómeno en realidad se llama “aurora polar”; cuando se produce en el hemisferio norte es una aurora boreal y cuando se produce en el hemisferio sur recibe la denominación de aurora austral.

¡Toma nota!

  1. Para ver las maravillosas auroras (boreales en el hemisferio norte, australes en el sur) necesitas estar en una localización lo suficientemente cerca de los polos; que una tormenta solar se dirija hacia la tierra; que sea noche cerrada; y que el cielo no esté totalmente cubierto.
  2. Consulta la fase lunar antes de planificar el viaje. Lo ideal es luna nueva para que los cielos estén lo más oscuros posible y la actividad destaque al máximo. También la puedes observar en fase de luna llena, pero el cielo en la fotografía dará la apariencia de ser de día y el fenómeno será menos impresionante, a no ser que sea de gran intensidad.
  3. Lo ideal es tener un equipo fotográfico de gama media-alta en el mejor de los casos, que sea capaz de soportar el uso de altas sensibilidades. Si vamos en invierno y como puede ocurrir, el frío arrecia, será indispensable que cámara, objetivos, baterías y tarjetas soporten un rango muy bajo de temperaturas, o nos podremos llevar la sorpresa desagradable incluso de no poder disparar.
  4. Es indispensable saber manejar una cámara en modo manual. Fotografiar auroras es bastante similar a practicar astrofotografía, con la salvedad de que la luz puede cambiar cada poco tiempo. Para hacer este tipo de fotos nocturnas, deberemos tener cierta soltura al trabajar en total oscuridad y saber hacer largas exposiciones. A la hora de enfocar, lo más conveniente es usar la hiperfocal de nuestro objetivo.
  5. Por su capacidad de hacer largas exposiciones, el equipo fotográfico puede capturar la aurora boreal cuando es bastante tenue, incluso cuando el ojo poco entrenado no distingue la actividad de una simple nube a lo lejos en el firmamento. La mejor manera para detectar si hay una aurora en un determinado momento —incluso después de haber consultado las correspondientes aplicaciones y servicios de predicción—, es subir la sensibilidad de nuestra cámara al máximo posible y disparar una foto de prueba a pulso, aunque salga totalmente trepidada. Si observamos una dominante verde, podemos prepararnos a disparar con más detenimiento. Después de unas cuantas veces de haber visto este maravilloso fenómeno, aprenderemos a distinguirlo a simple vista, incluso cuando se muestra débil en el cielo.

Esta guía será un buen compañero de viaje para conseguir traerte de vuelta un puñado de imágenes de las que sentirte verdaderamente orgulloso.

Valoraciones de este artículo

Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
4 / 5 (8 votos)