vista-aerea-aberammergau-bavaria.jpg

OBERAMMERGAU, además de su PASSIONS SPIELE

perfil-jordi-zutspige.jpg

Jordi Rivera., Director de Producto de Icárion

mayo 2022

Jordi, director de Producto y Sostenibilidad de Icárion, es un viajero vocacional que, con el tiempo, ha aprendido a disfrutar de su pasión de la forma más responsable posible. Experto conocedor de múltiples destinos, en especial de las regiones árticas, disfruta aplicando los valores y principios de la sostenibilidad a la programación de Icárion, para que todos nuestros pasajeros se sientan viajeros responsables.

Índice

  1. undefined
  2. undefined
  3. undefined
  4. undefined
  5. undefined
  6. undefined
  7. undefined
  8. undefined

En el idílico y pequeño pueblo de Oberammergau, en el estado de Baviera, a 150 km de Múnich, se celebra cada 10 años la representación de la pasión de Jesucristo más famosa del mundo. Pero, por si eso no fuese suficiente para esta población, Oberammergau está situado en un enclave natural impresionante de los Alpes alemanes, uno de esos lugares donde apetece desconectar durante unos días.

La pasión de Jesús

Empecemos por el principio. ¿Qué es una representación de la pasión de Jesucrito? En el cristianismo, la pasión de Jesús es el equivalente al sufrimiento de Jesucristo durante su arresto, crucifixión y muerte. Estas representaciones, que se extienden durante horas o incluso días, se llevan celebrando desde hace siglos en diferentes lugares del mundo. La más famosa hoy día es la que se celebra en la pequeña y coqueta población de Oberammergau en Alemania. Una población que ya de por sí es una preciosidad, como de cuento, con casas blancas pintadas con motivos religiosos y todo un ejemplo de población mimada y limpia. Además, se encuentra en un entorno natural sin parangón, rodeada de montañas.

Curiosidades de la pasión

Durante mi participación este año en la GTM (German Travel Mart), una feria que conecta con proveedores alemanes a profesionales de la intermediación turística de diferentes mercados emisores, tuve la inmensa fortuna de asistir a dos de los últimos ensayos de la obra, en los que pude presenciar algunos actos de la renombrada pasión. Esta obra de la pasión que representa los últimos cinco días de la vida de Cristo desde su visita a Jerusalén, dura unas 6 horas y está dividida en dos partes de 3 horas cada una.

Y quedé francamente impresionado; no solo por el entorno sino también porque no me esperaba algo de tal magnitud a nivel escénico. No es de extrañar que se haya convertido en un reclamo turístico mundial al que asisten, cada diez años, espectadores de todo el mundo entre los que nunca faltan celebridades y personalidades de calibre mundial atraídas por esta maravilla.

Passions Spiele de “Oba-amagau”

La Passions Spiele de Oberammergau (ojo, si queremos pronunciarlo como lo haría un bávaro, podemos intentar leer literalmente “oba-ámagau” y puede que se parezca más a la realidad) se celebra desde el año 1633, cuando sus ciudadanos hicieron la promesa de celebrar esta representación de forma regular si terminaba la epidemia de peste que asolaba la región. Se celebró al año siguiente y desde entonces se ha ido celebrando, de forma bastante regular y casi ininterrumpida, cada diez años. La última debía haberse celebrado en 2020 pero, desgraciadamente, tuvo que ser aplazada a causa de la pandemia del Covid pero, si nada lo impide, se celebrará finalmente entre mayo y octubre de este 2022, con dos años de retraso.

Durante estos seis meses, la obra se representa 5 días por semana (todos excepto lunes y miércoles normalmente), en alemán y es una mezcla de obra teatral y musical en la que -este es el dato más importante- solo participan los ciudadanos de la población. Estos, además, deben cumplir con la condición de llevar bastantes años empadronados en el pueblo para poder participar (¡me dijeron que 20 años!). Los niños, si son nacidos en el pueblo, también pueden participar y de hecho aparecen muchísimos en escena. De los 5.000 habitantes (aprox.) con que cuenta Oberammergau, participan en la pasión casi 2.000 entre actores, músicos, cantantes, iluminadores, sastres, maquilladores y un largo sinfín de oficios necesarios para llevar a cabo esta monumental obra. No hace falta hacer muchos números para darse cuenta de que casi el 40% de sus habitantes trabajan, de una forma u otra y desinteresadamente, en la pasión. Más allá de una colaboración puntual con la comunidad es, sin duda, una forma de vida.

Preparativos de la obra

Las entradas a la pasión se pueden comprar desde solo unos 40€ las más económicas. La pasión se celebra en un gran teatro construido especialmente para esta obra en el centro de la localidad y se empieza a preparar unos 6 años antes de su celebración, cuando se escogen ya los 22 papeles principales (que cuentan con suplentes, lógicamente) y empiezan a trabajar en guiones, piezas musicales, vestuarios y ensayos. En escena llega a haber más de 100 intérpretes al mismo tiempo en múltiples ocasiones y la cantidad de actores y actrices que participan en total en la obra se cuentan por cientos. Todos ellos son amateurs, aunque viéndolos actuar nadie lo diría. Se involucran de tal forma en sus papeles que, si caminando por sus calles ves a un hombre en bicicleta con barbas y cabello largos y desaliñados, no pienses que es un hippie o hípster local. Lo más probable es que sea un actor de la pasión porque, por normativa interna de la obra, estos no pueden pasar por la peluquería desde muchos meses antes del estreno.

Christian Stückl, su director

Mención especial merece el director de la obra, Christian Stückl, al que pude ver desenvolverse e interactuar constantemente con los actores durante los ensayos. Este año va a dirigir su cuarta Passions Spiele. Stückl, nacido en 1961 en Oberammergau (61 años en la actualidad), empezó su carrera en 1981 cuando montó su propio grupo de teatro. Y ya en 1987, con solo 26 años, se convirtió en director de una pasión que dirigirá por cuarta vez consecutiva en 2022, algo nada sencillo de conseguir teniendo en cuenta su periodicidad.

Región de los Alpes en Baviera

Este acontecimiento supone una ocasión excepcional para visitar esta zona bávara en la que destacan múltiples atracciones naturales y culturales. Se puede usar Oberammergau como base para visitar lugares tan emblemáticos como su vecina Ettal (a 8 km.) donde destaca su Abadía (en alemán, Kloster Ettal) fundada en 1330 y que bien merece una visita. Por cierto, es en la propia abadia donde se elabora la renombrada cerveza Ettaler, famosa en toda Alemania y que ha recibido múltiples premios internacionales.

Zugspitze

A poca distancia, está también la montaña más alta de Alemania, Zugspitze, de 2.962 msnm a la que se puede ascender de forma muy sencilla en un moderno teleférico desde su base (a 900 msnm), ¡en solo 4 minutos! Una ascensión vertiginosa con unas vistas impagables en uno de los teleféricos más modernos del mundo con capacidad para 120 personas en cada ascensión. Para el que padezca de vértigo siempre le quedará la opción del funicular que tarda unos 20 minutos en hacer la ascensión, la mitad de los cuales discurren por túneles excavados en la roca de la montaña. Una vez en su cima se disfruta de unas vistas increíbles y podrás pisar la nieve de su glaciar, independientemente de la época del año e incluso esquiar en su estación de esquí o deslizarte en trineos.

Neuschwanstein

Uno de los mayores atractivos de la región es, sin duda, el famosísimo castillo de Neuschwanstein, popularmente conocido como el “Castillo del Rey Loco”, por la fama de excéntrico que tenía el rey Luis II de Baviera, quien lo mandó construir en 1869. Está situado cerca de la hermosa población de Füssen desde la que se obtienen unas buenas visas del castillo a lo lejos. Aunque donde tienes que preparar la cámara o el móvil para captar las mejores imágenes del castillo es desde el Puente Marienbrücke, construido en el desfiladero de Pöllat, sobre una cascada que observaba el rey desde su habitación… aunque en estos momentos el puente se encuentra en obras.

En Füssen se puede disfrutar de un afamado musical sobre parte de la vida del rey Luis II que, a partir de este verano, se podrá ver también en horario de medio día, con precios muy populares, en una versión reducida de 45 minutos, especial para todos los turistas de paso por Füssen.

En resumen, la zona de los Alpes alemanes puede que tenga menos fama a nivel internacional que su conocidísima Selva Negra, pero aglutina una serie de atractivos que bien merecen una escapada en cualquier época del año.

Valoraciones de este artículo

4,9 / 5 (25 votos)