Le Morne, la montaña sagrada de Mauricio

Le Morne, la montaña sagrada de Mauricio

Luis González, Representante para España y Portugal hoteles Beachcomber (Mauricio)
Luis González, Representante para España y Portugal hoteles Beachcomber (Mauricio)
mayo 2021

Luis González es representante para España y Portugal de los afamados hoteles Beachcomber, una de las cadenas más reconocidas de Isla Mauricio, de propiedad 100% local. Con incontables visitas a la isla, Luis conoce Mauricio como la palma de su mano siendo un referente en el sector en este destino.

Isla Mauricio

A lo largo de mis viajes a Mauricio en estos años, he ido haciendo acopio mental de una serie de rincones favoritos de esta isla, una de las joyas del Océano Índico, de la que el escritor estadounidense Mark Twain dijo que sirvió de ejemplo para copiar el edén.

Le Morne

Estos lugares, unos más conocidos y publicitados que otros, me han impactado por igual porque todo en Mauricio merece la pena ser visitado. Y cuando me preguntan por excursiones y actividades a combinar con la estancia en los resorts hoteleros, los suelo recomendar todos, si bien hay uno que nunca olvido de entre todos ellos. Lo que sería un imprescindible; visitar le Morne Brabant. Esta famosa montaña, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2008, con una altitud de 556 metros, jugó un papel fundamental en la vida de esta isla en el siglo XIX, tras la abolición de la esclavitud.

Historia de la montaña sagrada

Le Morne es una de las montañas más bonitas no sólo de la isla, por supuesto, sino de todo el mundo. La vista que ofrece desde su cumbre es impresionante y si a esto unimos la historia que representa el conjunto lo convierte en algo mágico. La historia nos dice que a lo largo de los siglos XVIII y XIX fue utilizada como refugio por los esclavos huidos a los que se llamó Cimarrons (les marrons en francés). Aprovechando lo abrupto y exhuberante del terreno los cimarrones fueron creando diversos asentamientos a lo largo de la montaña, tanto en cuevas como en su cima. Cuando en 1835 se abolió la esclavitud las autoridades subieron a le Morne para notificarles las nuevas noticias y confirmarles su libertad, pero muchos de ellos al no entender lo que querían decirles, se suicidaron precipitándose al vacío. Hoy la montaña representa el sufrimiento de esos miles de esclavos que habitaron Isla Mauricio, motivo por el cual llegó a conocerse a la isla como "la République de les Marrons".

Formas de descubrir Le Morne

Le Morne se puede descubrir de dos modos: una es haciendo un trekking (caminata), que suele durar unas dos o tres horas, dependiendo de la forma física de cada uno. Una vez arriba, nos ofrece una vista de la zona suroeste de Mauricio impresionante, en la que se pueden apreciar también las conocidas cataratas submarinas, un efecto/ ilusión óptica que se da en esta zona. La actividad se ha de realizar temprano, en torno a las 6 am y siempre es aconsejable hacerlo acompañados de un guía, aprovechando las luces del amanecer para conseguir las mejores fotografías y el frescor de la mañana para disfrutar de la ascensión. La panorámica que nos ofrece Le Morne nos hará sobrecogernos. Además, podremos disfrutar como complemento de la vista, de la isla Bénitiers, una de las paradas obligadas que hacen los catamaranes cuando navegan esa zona.

Otra opción para disfrutar de Le Morne, más breve pero más cómoda, es hacerlo en helicóptero. En este caso sobrevolar la zona, no nos llevará más de 20 minutos, y podremos disfrutar de una de las experiencias más excitantes de nuestra estancia en Isla Mauricio.

Beachcomber en Le Morne

Para alojarnos durante nuestra estancia en la isla, y seguir disfrutando de las vistas de Le Morne, qué mejor que hacerlo a los pies de esta montaña, donde se encuentran dos de los resorts de lujo de la cadena hotelera que represento, Beachomber, Paradis y Dinarobin Golf Resort & Spa. Dos maravillosos resorts que, aunque independientes, se pueden disfrutar como uno solo, con todo lo necesario para pasar unas vacaciones inolvidables. Paradis Beachcomber cuenta con un campo de golf propio y junto con el vecino Dinarobin, suman ocho restaurantes de diferente variedad gastronómica, así como una larguísima playa de casi seis kilómetros. La zona la completan otros hoteles y pequeños pueblos de pescadores. Nos encontramos en la zona más montañosa y verde de toda la isla y donde más actividades deportivas y de naturaleza se pueden llevar a cabo. Esto es algo muy importante para los que buscáis una descarga de adrenalina, muy en contraste con el norte de la isla que es más tranquila.

Visitar Le Morne es una de las experiencias que más recomiendo, pero no la única. En Mauricio se pueden disfrutar muchas excursiones y visitas. Esta isla ofrece uno de los abanicos más variados y divertidos para disfrutar de unas vacaciones inolvidables, más allá de las playas y el color de sus aguas que también es impresionante.

Valoraciones de este artículo

Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
Valoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículoValoraciones de este artículo
4,88 / 5 (42 votos)