SUIZA A TU AIRE EN TREN

SUIZA A TU AIRE EN TREN

roomSuiza: Todo el país con el Swiss Travel Pass durante 8 días

Duración del viaje: 8 días / 7 noches
Precio orientativo
895€
Día Día 1

Ciudad de origen - Zúrich

Vuelo regular destino Zúrich. Desde la llegada al aeropuerto puedes empezar a usar tu pase de tren para desplazarte al centro de la ciudad. Suiza tiene una de las redes de trenes más eficientes del mundo. Su puntualidad es famosa y en Suiza se puede llegar en tren a lugares donde no llegan ni las carreteras. Podrás escoger el alojamiento propuesto desde tan solo la primera noche para situarte y continuar el viaje por tu cuenta o más noches si lo deseas. Dispones de 3 planes a escoger, en función de la duración de tu viaje, 4 días de pase de tren, 8 o 15.
Día Día 2

Suiza a tu aire

El Swiss Travel Pass da derecho a viajar de forma ilimitada en ferrocarriles, barcos y la mayoría de las líneas de autobús. Además, el Swiss Travel Pass permite viajar gratis en los servicios de transporte local de 90 ciudades suizas y ofrece una reducción del 50% en la mayoría de los ferrocarriles de montaña y teleféricos. También incluye la entrada gratuita a unos 500 museos y exposiciones. El pase para los menores de 16 años es gratuito si van acompañados de adultos (1 niño gratuito por cada adulto), por lo que este tipo de viaje es ideal para hacerlo en familia y disfrutar así de estos precios.
Día Día 3

Suiza a tu aire

Desde Zurich todo te queda cerca y accesible en tren: desde Lucerna, en el corazón de Suiza, que es una ciudad medieval situada junto al Lago de los Cuatro Cantones, a Interlaken desde donde disfrutar de algunas de las mejores actividades de montaña o el Valle de Lauterbrunnen para conocer las impresionantes Cataratas Interiores de Trummelbach, donde confluye el agua que baja de los glaciares Jungfrau, Eiger y Monch. Sin olvidarnos de las bellas poblaciones del sur, en la frontera con Italia, como Lugano, Locarno o Bellinzona, los valles del norte o los viñedos de la zona de Montreaux y Lausane. Todo en Suiza está al alcance de la mano en tren.
Día Día 4

Suiza a tu aire

Alarga tu estancia en Suiza a voluntad seleccionando el plan que mejor se adapte a las necesidades de tu viaje (4, 8 o 15 días de pase de tren). Si no encuentras la duración que se ajuste a tus gustos o deseas empezar o acabar el viaje en otro aeropuerto diferente, consúltanos. Somos especialistas en Suiza y haremos posible el viaje de tus sueños al país alpino, al mejor precio. Una buena alternativa, debido a la buena conectividad aérea con Suiza, es empezar el viaje en Zurich y terminarlo en Ginebra (o v.v.) y así evitar desplazamientos de regreso innecesarios o repetir parte de la ruta. En Ginebra el símbolo de la «metrópoli más pequeña del mundo» es el "Jet d'eau", un surtidor de agua de 140 metros de altura en la orilla del Lago Lemán. En la orilla derecha del lago se hallan la mayoría de los hoteles grandes y muchos restaurantes. Encima de la orilla izquierda se halla el casco antiguo de la ciudad, el centro de Ginebra con su barrio de compras y comercial. Éste es dominado por la catedral St-Pierre, si bien el centro propiamente dicho del casco antiguo es la Place du Bourg-de-Four, considerada como la plaza más vieja de la ciudad. Muelles, paseos ribereños, abundantes parques, callejones animados del casco antiguo así como tiendas elegantes invitan a callejear. Una de las calles antiguas mejor conservadas es la Grand-Rue, en la que nació Jean-Jacques Rousseau. Las «Mouettes», una especie de taxi acuático, permiten navegar de una orilla a otra. Asimismo hay barcos grandes que invitan a emprender cruceros en el Lago Leman. También puedes optar por volar a (o desde) Basilea, la ciudad universitaria más vieja de Suiza, donde los monumentos característicos de la ciudad son la plaza grande de mercado con su palacio municipal suntuosamente adornado de piedra arenisca roja y su catedral de la época románica tardía y gótica. Al dar un paseo por el casco antiguo, abundan las tiendas de libros antiguos, pero también boutiques de diseñadores modernos. Vale la pena hacer una pequeña excursión al "Läckerli Huus" para probar las tradicionales pastas de especias y miel. Vuelo de regreso a la ciudad de origen.
Día Día 5

Suiza a tu aire

No dejes de visitar Davos, una bella ciudad de alta montaña y que es famosa por ser la sede del Foro Económico Mundial. Es la ciudad europea situada a mayor altura. Tiene una interesante oferta cultural y para los amantes de la naturaleza mas de 700 km de senderos marcados en sus alrededores.
Día Día 6

Suiza a tu aire

No te olvides de las bellas poblaciones del sur, en la frontera con Italia, como Lugano, Locarno o Bellinzona, los valles del norte o los viñedos de la zona de Montreaux y Lausane. Todo en Suiza está al alcance de la mano en tren. Lugano es ciudad mezcla de las culturas suiza y mediterránea. Lugano es una ciudad de contrastes, la catedral de San Lorenzo te hará pensar que estás en alguna zona de la Lombardía o del Piemonte italiano aunque las vistas de las montañas y del lago te recordarán que estás en Suiza. Desde Lugano también podemos hacer la visita de San Salvatore, la montaña más emblemática de la ciudad y que su forma recuerda mucho al famoso "Pan de Azucar" de Río de Janeiro. Podemos acceder a la misma con un funicular que nos permite obtener unas maravillosas fotos de la ciudad y de su bahía. En la cima tenemos varios miradores y la pequeña iglesia de San Salvatore, un remanso de paz rodeada de pinos.
Día Día 7

Suiza a tu aire

Otra visita desde Lugano es la del Monte Bre, que está considerada como la montaña más soleada de Suiza. En la cima encontramos un elegante paseo y terrazas de los restaurantes que hay en la misma. Nada mejor que una copa de vino contemplando el anochecer. Alojamiento.
Día Día 8

Zurich - Ciudad de origen

También puedes optar por volar a (o desde) Basilea, la ciudad universitaria más vieja de Suiza, donde los monumentos característicos de la ciudad son la plaza grande de mercado con su palacio municipal suntuosamente adornado de piedra arenisca roja y su catedral de la época románica tardía y gótica. Al dar un paseo por el casco antiguo, abundan las tiendas de libros antiguos, pero también boutiques de diseñadores modernos. Vale la pena hacer una pequeña excursión al "Läckerli Huus" para probar las tradicionales pastas de especias y miel. Vuelo de regreso a la ciudad de origen.