ESCAPADA A PRAGA

ESCAPADA A PRAGA

roomRepública Checa: Praga

Duración del viaje: 4 días / 3 noches
Precio orientativo
380€
Día Día 1

Ciudad de origen - Praga

Vuelo de ida. Llegada a Praga. La capital de la República Checa está dividida por el río Moldava. Se la conoce como la “Ciudad de las Cien Torres” y en centro histórico destacan la Plaza de la Ciudad Vieja, los coloridos edificios barrocos, iglesias góticas y el Reloj Astronómico medieval, que muestra un espectáculo animado cada hora. Sin lugar a dudas, uno de los puntos más icónicos de la ciudad es el puente peatonal de Carlos que se completó en 1402 y está bordeado de estatuas de santos católicos. Alojamiento en el hotel seleccionado.
Día Día 2

Praga

Estancia en el hotel y régimen seleccionado. Día libre para disfrutar la ciudad a tu aire o a través de alguna de las excursiones y visitas que proponemos. A orillas del río Moldava, la capital de la República Checa, es la ciudad más grande del país. Situada en la región de Moldavia, es una ciudad con un encanto bohemio y rasgos propios de un cuento de hadas, siendo un destino perfecto para los amantes de la cultura que quieran disfrutar de una ciudad llena de historia, arte, música y arquitectura. De una belleza especial, cualquiera de sus barrios ofrece algo para recordar. En Hradcany encontramos el famoso Castillo de Praga, el más grande del mundo con sus características; la famosa Catedral de San Vito, uno de los templos góticos más importantes de Europa y el Callejón del Oro, en las inmediaciones del castillo, donde aún se pueden ver algunas de las antiguas casas de artesanos y oficios siendo uno de los lugares más pintorescos de Praga. Alojamiento.
Día Día 3

Praga

Estancia en el hotel y régimen seleccionado. Día libre. El barrio de Malá Strana que traducido significa ciudad pequeña, es el barrio con más encanto de la ciudad. Situado a los pies del castillo, también es uno de los más antiguos ya que data del siglo VIII. Los edificios de corte antiguo con fachadas de colores han resistido el paso del tiempo y es un placer pasear por sus calles. Además, podemos admirar monumentos históricos como la Iglesia de San Nicolás, que divide la plaza en dos partes, la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria que es la iglesia barroca más antigua de la ciudad y en cuyo interior se encuentra el famoso Niño Jesús de Praga, al que se cambia de vestido varias veces al año, o el Museo Franz Kafka, donde podremos conocer en detalle la vida y obra de este importante autor checo. Además, se puede pasear, comer o hacer compras en los alrededores de la calle Mostecká, a la que se llega por el Puente de Carlos o la Malostranské náměstí, la pequeña plaza central, corazón del barrio y llena de hoteles, restaurantes y cafeterías donde poder disfrutar del ambiente de la ciudad sentado en alguna de sus terrazas. Al barrio de Staré Město, más conocido como la Ciudad Vieja de Praga, se llega desde Malá Strana por el famoso Puente de Carlos. En este barrio se encuentra uno de los lugares más emblemáticos de Praga, la Plaza de la Ciudad Vieja, donde se pueden contemplar cómo desfilan las figuras del Reloj Astronómico. Este barrio sigue conservando un aire medieval que lo convierte en uno de los más pintorescos de Praga, y uno de los preferidos por los viajeros para disfrutar del ambiente perdiéndose entre sus calles. Otro de los barrios importantes es el Josefov. El antiguo barrio judío de Praga. Se encuentra junto a la Ciudad Vieja y es uno de los más apasionantes de la ciudad, aunque durante los siglos XIX y XX las obras de renovación de la ciudad acabaron con las antiguas casas judías por lo que sólo el cementerio judío, uno de los más impresionantes de Europa, y seis sinagogas se mantuvieron en pie. Además, en el barrio judío de Praga se puede visitar la Plaza de Franz Kafka, donde se encuentra la casa en la que nació el escritor y el Ayuntamiento, símbolo del gueto judío de Praga. Alojamiento.
Día Día 4

Praga - Ciudad de origen

Por último, Nove Mesto, la zona más moderna del casco histórico y que, aunque es conocido como la ciudad nueva de Praga data del siglo XIV. El punto neurálgico es la Plaza de Wenceslao, una gran plaza rodeada de hoteles y restaurantes donde se ubica el Museo Nacional. Actualmente en este barrio se concentran la mayoría de las tiendas y oficinas. La actual Nove Mesto debe su aspecto a las obras de remodelación que se llevaron a cabo durante el siglo XIX, dando origen a numerosos edificios de estilo art-nouveau. Disfruta de la selección de hoteles que te proponemos en la web de Icárion.